¿Cómo reaccionamos según nuestro nivel de Autoestima? Caso práctico

Nuestra autoestima es un cristal que llevamos constantemente frente a los ojos. Dependiendo de su nivel, el cristal tendrá uno u otro color, lo que significa que teñirá todas las situaciones que vivamos de éste color, distorsionando así nuestra manera de percibir las situaciones cotidianas que vivimos.

La Autoestima se construye desde nuestra primera infancia hasta nuestra adolescencia (si quieres saber más puedes ver nuestro post EDUCANDO PARA UNA SANA AUTOESTIMA).

Para entender éste concepto he querido compartir con vosotros un ejemplo práctico que lo ilustra de manera sencilla. Misma situación, tres autoestimas distintas, tres percepciones de la realidad completamente diferentes.

 

¿Cómo reaccionas según tu nivel de Autoestima?

Ángela, María y Daniel van a su ambulatorio local el mismo día. Ellos no se conocen de nada, y son personas muy distintas, pero van a vivir la misma situación. Son las 9 de la mañana, acaban de hacerse un análisis de sangre y están esperando la cola para que la administrativa les de los resguardos para recoger los resultados.

Ya en la cola, antes de que les toque el turno, observan que la expresión de la señora que les va a atender no es precisamente amable. Vamos a ver lo que se les pasa por la cabeza a cada uno:

María: Vaya, esa mujer no tiene buena cara. Me pregunto si estará bien.

Daniel: ¿Cómo? ¿La estúpida esa es la que me va a atender? Verás…que se atreva a mirarme a mí con esa cara, que se atreva que hoy la liamos aquí…

Ángela: Ay, no. Me voy, me voy de aquí. Es que necesito ese resguardo si quiero los resultados…pero esa mujer me da mucho miedo, ¿no hay otra que me pueda atender? ¡Socorro!

Llegan por fin a la ventanilla, y, efectivamente, la administrativa no les trata de la manera más correcta. Refunfuña, no les mira a la cara, y no utiliza las mejores palabras posibles. ¿Cómo reaccionará cada uno mientras les atiende?

María: Efectivamente, esta señora no debe estar pasándolo muy bien. Habrá dormido mal, posiblemente, o tendrá algún problema personal. Bueno, que me de mi resguardo y me voy a trabajar.

Daniel: Es que no me lo puedo creer. Estoy rojo de ira. Le voy a pedir una hoja de reclamaciones y le voy a poner una queja que se va a enterar. ¿Cómo se atreve a tratarme así? ¡A mi! Menuda asquerosa, amargada, me acaba de reventar el día, ya estoy cabreado hasta por la noche…

Ángela: Dios mío, estará pensando que soy la tía más idiota que ha visto es su vida, menuda cara de tonta estoy poniendo, por eso me habla así. Es que no me salen ni las palabras, no paro de tartamudear, ¡deja de tartamudear, estúpida, lo estás empeorando!

Ha quedado bastante claro que son personas muy distintas, con autoestimas muy distintas, pero, ¿cómo es realmente cada uno?

Ángela está muy insegura de sí misma, tiene baja autoestima. No se gusta nada, y por eso está segura de que no le puede gustar a nadie. Cree que si alguien la trata mal, es porque se lo merece. Está constantemente pendiente de lo que piensen de ella y la imagen que da, y le da muchísimas vueltas a las interacciones que haya tenido durante el día. Además, se habla muy mal a sí misma, ya que no se quiere.

Daniel se siente inseguro y poco válido porque no consiguió acabar sus estudios y tiene un trabajo que él considera mediocre. Tiene baja autoestima, por lo que tiene la necesidad de demostrar su valía constantemente, su orgullo y su altanería, es por eso que un trato incorrecto por parte de un externo le duele tanto y le hace enfadar. Lo siente como una humillación, aunque no sea así.

María, por el contrario, es una persona con sana autoestima. No se toma la situación como algo personal, sabe que no tiene nada que ver con ella, y eso le permite interesarse por la señora de la ventanilla y se pregunta qué le pasará. Se siente tranquila, confiada, le interesa la gente, por eso a veces se da cuenta de cuando alguien se siente mal y, si puede, le ayuda. No suele darle vueltas a las interacciones que ha tenido con los demás.

Como ves, nuestro nivel de autoestima determina nuestra forma de actuar en nuestro día a día. Y tú, ¿te conoces bien? ¿Sabes cuál es tu nivel de Autoestima?

¡Gracias por leernos! Y si te ha gustado, ¡comparte! 🙂

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *