La imaginación, una técnica genial para que los niños gestionen sus miedos

 

¿Cómo se relacionan la imaginación y nuestros miedos?

Lo reconozco: soy una persona con muchísimos miedos, y de diferentes tipos. El miedo es una de las emociones básicas más habituales (en CreaEmoción solemos hablar de seis emociones básicas: miedo, enfado, tristeza, alegría, asco y sorpresa), y más escurridizas también. Con esto me refiero a que no es nada fácil de identificar.

El miedo, como todas las emociones, tiene una función específica. Cuando sentimos miedo nuestro cuerpo reacciona, bien huyendo del peligro o bien atacando con una respuesta agresiva pero lo más habitual es que nos paralicemos frente a la “amenaza”. Esto ocurre desde que existe nuestra especie y, aunque los peligros han variado sobremanera, nuestras reacciones siguen siendo las mismas. Es curioso cómo ante miedos tan diferentes como “me va a comer ese león” o “me van a despedir del trabajo” nuestra especie sigue actuando de la misma manera: lucha o huida.

A los miedos, para poder gestionarlos, primero tenemos que identificarlos (TENGO MIEDO) y posteriormente, ponerles apellido (A QUE MI HIJO ESTÉ ENFERMO). Una vez hecho esto, su gestión se vuelve mucho más fácil.

Un factor importantísimo a tener en cuenta en la gestión del miedo es la imaginación y la creatividad. Normalmente, las personas en las que la imaginación figura entre sus principales talentos, suelen tener miedos aumentados, precisamente, por esa imaginación desbordante.

Un buen ejemplo de la utilidad de la imaginación en la gestión de los miedos es esta escena de la película Patch Adams

 

En el caso de los niños, los miedos son muchas veces de carácter evolutivo, es decir, miedos prop

 

ios de su evolución, de las diferentes etapas de la infancia.  Pero si hay algo que caracteriza a los niños es la imaginación desbordante y la creatividad innata. Conociendo esto tenemos una valiosa herramienta para apoyarles en la gestión y superación de sus miedos.

Recuerdo que hace bastantes años fui al cine a ver una película de terror. Estaba allí sentada pensando “¿Por qué estoy aquí? ¡Lo estoy pasando fatal!” y al final de la película, cuando iba a aparecer la escena más terrorífica, me tapé los ojos. Oía la escena, pero no la veía. Pues bien, en los días siguientes, mi cabeza no paraba de imaginar esa escena que no vi. Imaginaba cosas horribles, feísimas,… Además, soy una persona muy visual, por lo que las imágenes de la película me afectaron mucho. Finalmente, pasado un tiempo, y armándome de valor, vi la escena que no conseguí ver en el cine, y os puedo asegurar que era mucho menos terrible de lo que yo había imaginado…

Si, por ejemplo, mi hijo de 5 años tiene miedo a la oscuridad porque imagina que en ella hay unos monstruos terribles ¿qué puedo hacer para apoyarle? Por supuesto y principalmente, validamos su emoción y le tranquilizamos normalizando la situación. Y para apoyarle en la superación de ese miedo, podemos explicarle que, igual que los monstruos terribles son producto de su imaginación, ésta también puede crear cosas agradables que le ayuden a superar su miedo. Alguna pregunta tipo ¿Qué personajes agradables te gustaría que hubiera en ese pasillo oscuro? pueden ayudarle a crear situaciones en las que se sienta cómodo y protegido. Al fin y al cabo, es todo imaginado, y podemos crear situaciones imaginarias que nos apoyen en lugar de situaciones que nos generen malestar o miedo. Es una elección.

 

Otra cosa son los miedos basados en experiencias pasadas; si una niña de 8 años le tiene un miedo terrible a los perros porque cuando tenía 6 años le mordió uno, será absolutamente normal que si ve un perro (por pequeño, pacífico y poco amenazante que éste sea) huya despavorida. Estos miedos también se pueden trabajar, pero de manera diferente, aunque este tipo de miedos los trataremos en otro post con más detenimiento 🙂

Con estos ejemplos, os quería mostrar lo potente que es nuestra imaginación a la hora de agrandar los miedos, pero también a la hora de empequeñecerlos. Y esto, si se lo sabemos transmitir a nuestros niños, les empoderará muchísimo ya que tendrán en su mano una de las mejores herramientas para gestionar sus miedos.

¡Que tengáis un feliz día!

 

Designed by Freepik

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *