Entradas

CreaEmoción visita un colegio de Alcalá de Henares.

El pasado lunes 22 de febrero visitamos el colegio San Joaquín y Santa Ana de la localidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Unas semanas antes, su director de infantil y primaria, Alfredo, había contactado con nosotros ya que los profes del colegio habían mostrado interés en la Inteligencia Emocional y buscaban algún tipo de formación en esta disciplina. Después de una agradable reunión acordamos ofrecer una charla informativa sobre las competencias propias de la IE para padres y profesores y así averiguar el grado de interés por parte de unos y otros.

La acogida a esta idea fue espectacular. Alfredo nos comentó que estaban desbordados, tuvieron que habilitar el gimnasio del colegio ya que la sala que tenían prevista se les quedaba pequeña, de hecho, tuvimos que planificar una segunda charla solo para profesores ya que no cabía todo el mundo.

Afortunadamente su capacidad para adaptarse a esta nueva situación fue fantástica y en poco tiempo teníamos los medios técnicos necesarios para que todo el mundo pudiera ver y oír la conferencia con absoluta claridad.

El resultado de la conferencia fue espectacular. Después de una hora hablando con los más de ciento cincuenta padres y madres interesados en el tema podemos decir que la inteligencia emocional vuelve a sorprender e impactar a la audiencia. Gran parte de los participantes solicitaron más información y se mostraron muy interesados en formarse ellos mismos para apoyar a sus hijos.

El próximo lunes día 29 volveremos al cole para impartir la conferencia, esta vez a los profes. A partir de ahí empezaremos a organizar una formación a largo plazo a la que asistirán padres y profesores. ¿Os imagináis lo que puede suponer? Un equipo de padres y profesores unidos para apoyar a niños y jóvenes con las competencias de la Inteligencia Emocional. ¡Maravilloso!

Muchísimas gracias al cole y sus responsables por esta gran oportunidad para la Inteligencia Emocional.

Las emociones, ¿amigas o enemigas?

Probablemente no te gusta sentir determinadas emociones.

Quizá no te gusta estar triste, o sentir dolor emocional ante una decepción. Es probable que no quieras sentir rencor durante mucho tiempo o el miedo que te paraliza ante una decisión importante. Pero… ¿esto es bueno o malo? ¿Qué opinas?

Nuestras emociones están ahí para cumplir una función. Y aunque no nos guste sentirlas en determinadas ocasiones podemos sacarles mucho partido si sabemos leerlas desde la “Inteligencia Emocional”.

¿Para qué sirve sentir envidia? Pues por ejemplo para descubrir que hay algo que tú tienes y que yo creo que no soy capaz de conseguir.

¿Y el rencor? Me indica que aún no he podido superar un asunto que causó un gran impacto negativo en mí. Necesito perdonar y liberarme o resolver la situación que me enfadó o dolió.

¿Cómo puedo aprender de mis miedos? El miedo me indica que no he encontrado los recursos necesarios para afrontar una situación con lo cual me quedo paralizado en espera de encontrar aquello que me falta.

¿Y la tristeza? Genera el espacio interior necesario para superar la pérdida que viví y sobreponerme a ella en el menor tiempo posible.

¿Cuál es la función adaptativa del enfado? Sin él no sabría cuando mis límites están siendo invadidos o cuando me piden más de lo que quiero dar.

 

Todas y cada una de nuestras emociones tienen una función adaptativa en nuestra vida. Puedo utilizar todo lo que siento para conocerme y gestionar mejor las situaciones que vivo. Por supuesto que estas mismas emociones pueden tener consecuencias no deseadas para mí si no sé de qué modo actúan sobre mí de un modo perjudicial pero esto es un tema que trataremos en otra entrada.

¡Seamos emocionalmente inteligentes!